Las empresas de trabajo temporal son una estupenda opción que satisface por igual a las personas que buscan empleo y a las organizaciones que precisan trabajadores. Pero ¿en qué consisten? ¿Cuáles son las características y peculiaridades de una empresa de trabajo temporal —también llamada ETT—? Te las contamos en esta entrada.

ETT: definición y características

Una empresa de trabajo temporal es aquella cuya función principal consiste en poner al alcance de otras compañías, de modo temporal, a profesionales contratados por ella.

La ETT y la empresa que la utiliza firman un contrato de puesta a disposición por el que cede a esta a algunos de sus trabajadores. Este documento se puede aplicar para la realización de una obra o un servicio concreto, con el fin de hacer frente a demandas puntuales del mercado, para reemplazar a empleados que tienen derecho de reserva en sus empleos, para cubrir temporalmente un puesto mientras se está llevando a cabo un proceso de selección y para llevar a cabo un contrato de formación y aprendizaje.

Sin embargo, no es admitido en caso de sustitución de empleados en huelga, para trabajos especialmente peligrosos en el ámbito de la salud y la seguridad, para ceder empleados a otras ETT ni para cubrir puestos que, en el último año, ha sido amortizados por un despido improcedente.

Cómo funciona una empresa de trabajo temporal

Además de ese contrato entre la ETT y su empresa cliente, que no deja de ser un documento que regula una relación mercantil, las empresas de trabajo temporal mantienen una relación laboral con sus trabajadores, que deben ser contratados por ella.

De hecho no solo los capta y los forma, sino que los contrata para que desarrollen las labores requeridas por la empresa usuaria. Esta, por su parte, mantiene una relación funcional con el profesional, quien realiza su labor según sus indicaciones y parámetros.

Salario legal

La legislación establece que cualquier trabajador contratado por una ETT debe cobrar lo mismo que otro que desempeñaría esa labor estando en plantilla. El convenio que afecta a la empresa usuaria es el que determina dichas cantidades. De hecho, la nómina final de un trabajador contratado de este modo podría ser mayor, pues también habrá de incluir el prorrateo de las vacaciones y las extraordinarias.

Está prohibido descontar al trabajador ningún tipo de coste por su contratación. Es decir, la ETT no puede quedarse ninguna parte del salario de su empleado. Su remuneración procede de un coste adicional que le abonará la empresa cliente, jamás de los ingresos de sus profesionales.

Como ves, el trabajo temporal está perfectamente regulado y, por ello, suele resultar beneficioso para todas las partes implicadas. La flexibilidad y la temporalidad son aspectos positivos para los trabajadores que buscan un empleo temporal, pero la estabilidad que les ofrece es inferior.

¿Quieres conocer las ofertas laborales que ofrece actualmente Triangle Interim Solutions ? Pulsa aquí.